Hipertensión de difícil control

Hipertensión de difícil control | Cardio Care

La hipertensión arterial es una entidad clínica con  alta prevalencia en la población, y en la actualidad se considera como el factor de riesgo cardiovascular que más contribuye a la carga o riesgo de  morbi-mortalidad en el mundo. 

Uno de cada cuatro pacientes adultos sufre de hipertensión arterial, a mayor edad tenemos más probabilidad de desarrollar hipertensión como enfermedad.

El 98% de los pacientes van a tener hipertensión esencial.

Cuando decimos que  la hipertensión es esencial,  se sabe que no se conoce la causa de la presión arterial alta.  La  cuasa es  multifactorial.  La presión arterial mide la fuerza ejercida contra las paredes de las arterias a medida que el corazón bombea sangre a través del cuerpo.

Al permitir la evaluación del volumen latido y otros parámetros hemodinámicos derivados (índice cardiaco, contractilidad miocárdica y resistencia vascular periférica), la Cardiografía por Impedancia permite realizar una caracterización hemodinámica de los pacientes hipertensos y por tanto, realizar un manejo farmacológico individualizado.

Al intervenir específicamente el sistema biológico responsable de la alteración hemodinámica predominante, podría aumentarse a su vez el alcance de las metas de control de los niveles de presión, además,  de mejorar la adherencia del paciente a la terapia, al permitir el retiro de medicamentos que actúan sobre mecanismos de control no relacionados directamente con la alteración hemodinámica responsable de la elevación de la presión arterial.

 

En los casos de hipertensión arterial de difícil manejo, al permitir una mejor identificación de

los índices hemodinámicos alterados, la Cardiografía por Impedancia permitiría realizar una farmacoterapia dirigida específicamente al sistema de control de la presión arterial responsable de la elevación de las cifras tensionales.

La hipertensión resistente es una condición en la que la presión sanguínea se mantiene alta a pesar de los esfuerzos para bajarla. La hipertensión resistente de define de la siguiente manera:

  • Alta presión sanguínea (hipertensión) que no está controlada incluso con tres medicamentos, incluyendo un diurético; 
  • Presión sanguínea que solo se puede controlar con el uso de cuatro medicamentos o más. 

Los pacientes con hipertensión resistentes tienen mayor riesgo de tener  eventos  cerebrovasculares (derrames)  o ataques al corazón, que aquellos cuya presión sanguínea puede controlarse, o que tienen presión normal. 

 

Características típicas de los pacientes con hipertensión resistente:

• Edad avanzada, especialmente >75 años
• Presión arterial basal elevada y cronicidad de la hipertensión no controlada
• Daño en órganos blanco (hipertrofia ventricular izquierda, enfermedad renal crónica)
• Diabetes
• Obesidad
• Enfermedad vascular aterosclerótica
• Rigidez aórtica
• Sexo (mujeres)
• Origen étnico (raza negra)
• Exceso de sodio en la dieta

¿Cuáles son los  órganos  más dañado en la hipertensión resistente?

Los daños orgánicos principales son la hipertrofia ventricular izquierda (engrosamiento), la retinopatía hipertensiva y la enfermedad renal (albuminuria persistentemente elevada, hematuria o deterioro renal).

El electrocardiograma, el ecocardiograma, el fondo de ojo, los análisis bioquímicos y las imágenes ayudarán al diagnóstico.

Se recomienda el descenso de peso, los ejercicios regulares, el consumo elevado de fibras, una dieta hipograsa e hiposódica y la moderación en el consumo de alcohol y cafeína;  además, la cesación o la disminución del consumo de sustancias exógenas que interfieran con el tratamiento.

 

Dr. David Rodríguez

Cardiólogo 

 

Guateportal.Com