Apnea del Sueño

El término apnea (síndrome de apnea durante el sueño) procede del griego (a-pnoe) y significa “dormir sin respiración”. La apnea del sueño es un trastorno respiratorio que se define por los siguientes dos criterios:

· Pausas de la respiración de al menos 10 segundos durante el sueño.

· Más de 10 pausas de la respiración por cada hora de sueño.

Las causas de la apnea del sueño pueden ser una obstrucción (estrechamiento) de las vías respiratorias superiores o un trastorno respiratorio. Aunque también hay otras enfermedades, como la insuficiencia cardiaca, que pueden desencadenar apnea del sueño.

El síndrome de apnea durante el sueño presenta los siguientes sintomas:

· Fatiga durante el día con episodios cortos de sueño, especialmente mientras se hacen tareas monótonas como conducir en la autovía, leer o viajar en transporte público (microsueño).

· Dolor de cabeza por las mañanas.

· Trastornos de la concentración.

· Trastornos de la memoria.

· Depresión.

· Disfunción eréctil.
 

¿Cómo se diagnostica la apnea del sueño?

Los médicos diagnostican la apnea del sueño con base en los antecedentes médicos personales y familiares del paciente, el examen médico y los resultados de los estudios de sueño.

La apnea del sueño se considera una condición médica grave. Las complicaciones pueden incluir:

· Problemas cardiovasculares: Caídas repentinas en los niveles de oxígeno en la sangre que se producen durante la presión de la apnea del sueño y la tensión arterial aumento del sistema cardiovascular. Si usted tiene apnea obstructiva del sueño, el riesgo de presión arterial alta (hipertensión) puede ser de hasta dos a tres veces mayor que si no lo hace.

Otras complicaciones de la apnea del sueño son:
· Fatiga durante el día
· Complicaciones con medicamentos y cirugia
· Privación del sueño a la pareja

Las personas con apnea del sueño también puede quejarse de problemas de memoria, dolores de cabeza matutinos, cambios de humor o sentimientos de depresión, una necesidad de orinar frecuentemente durante la noche (nicturia), y la impotencia. 

La apnea del sueño y la hipertensión afectan principalmente a hombres con sobrepeso, de 40 a 60 años de edad. Los síntomas de esta enfermedad son, entre otros, ronquidos fuertes e irregulares con parada respiratoria fásica, cefaleas matutinas, fatiga, agotamiento e hipertensión nocturna.
 

Los tratamientos para la apnea del sueño son:

· Presión positiva y continua en la vía aérea (CPAP). CPAP es la opción más común y constituye el tratamiento "de referencia".

· Presión positiva automática en la vía aérea (APAP). Este tratamiento de la apnea del sueño varía automáticamente la presión de aire durante la noche para responder a los cambios en las necesidades de presión, lo que puede resultar más cómodo.

· Tratamiento binivel. Esta opción suele utilizarse cuando se necesita una presión más elevada para lograr un tratamiento de la apnea del sueño eficaz.

Con el tratamiento de la apnea del sueño comenzara a sentirse con más energía y revitalizado durante el día.

Prevención para la apnea del sueño 
Más del 80% de los afectados por la apnea del sueño sufre sobrepeso y, por este motivo, una de las primeras medidas contra la apnea es favorecer la pérdida de peso. 

Evitar el consumo excesivo de alcohol, la nicotina y las comidas copiosas justo antes de ir a dormir puede tener efectos positivos para conseguir un sueño reparador y evitar los síntomas de la apnea del sueño. También es aconsejable tener horarios de sueño regulares y dormir en posición lateral.

 

Guateportal.Com